viernes, 1 de mayo de 2009

Para un buen amigo


Giorgio Simonelli probablemente no será recordado por ser un gran atleta, pero para mi lo es, con más de 65 años coincidi con el en dos Marathon des Sables (2007-2008) y en la Ultra-trail del Montblanc (2008). De caracter afable y conciliador, menudo, con pasos que parecía tambalearse, pero firme y decidido salía cada día para hacer lo que más le gustaba, correr y con su amigo Paolo, representante de la carrera en italia, y Marco Olmo el abanderado, luchaban para poder terminar las duras etapas por el desierto del Sahara y siempre lo conseguía.

Dificilmente puedo expresar las sensaciones que estoy sintiendo ahora mientras escribo este "post", la tristeza me invade, que injusta es la vida. Conversaciones frugales en una jaima enmedio del desierto o delante de una cerveza en Chamonix, el maestro, pensaba, con todas sus medallas ganadas en mil batallas y sus estridentes pulseras, el Coronel(Il varano) nos daba cada día un ejemplo de como sobrevivir al día siguiente en carreras que para muchos son de locos, estos ultras que destrozan su cuerpo con kilómetros y kilómetros de duras sendas y caminos pedregosos. Espero que algo de tu eséncia nos acompañe a todos los que seguimos tu camino.

Good luck.
Buona fortuna.
Buena suerte maestro.